Celulitis y flacidez

Celulitis y flacidez

La celulitis es una alteración que se produce en las capas profundas de la piel y la grasa superficial preferentemente en la mitad inferior del cuerpo. No existe una causa específica y en su origen influyen factores hormonales, genéticos, raciales, alimentarios y ambientales.

Se sabe que existe una alteración de la circulación de retorno y linfática que se traduce en un problema estético, dando lugar a unos bultos más o menos visibles, dependiendo del grado de afectación, llamados coloquialmente “piel de naranja”.

Tratar la celulitis es todo un reto y es necesario realizar un mantenimiento puesto que no existe un tratamiento curativo o definitivo. Los mejores resultados se logran con la combinación de tratamientos y el control de los factores agravantes.

Preguntas frecuentes

La técnica es muy sencilla, consiste en la infiltración de CO2 a través de una aguja muy fina. Cuando se introduce a nivel de la grasa subcutánea, es decir, por debajo de la piel, produce una mejora de la circulación y quema la grasa. Cuando se infiltra más superficialmente estimula la producción de colágeno y actúa contra la flacidez. El gas difunde rápidamente en los tejidos adyacentes. No presenta efectos secundarios, salvo un ligero y fugaz dolor en la zona de aplicación y un pequeño enrojecimiento de la zona que perdura unos minutos. También podemos apreciar alguna pequeña equimosis en el punto de punción que desaparecerá en pocos días. Cada sesión dura aproximadamente de 15-30 minutos. El número de sesiones es variable y depende de las características y necesidades concretas de cada paciente.

Una vez finalizada la sesión, el paciente puede incorporarse de forma inmediata a sus actividades de la vida diaria, evitando el sol durante las siguientes 24-48 horas.

Aunque depende de cada paciente, normalmente los resultados comienzan a hacerse evidentes a partir de la quinta sesión.

¡Hablemos!

Déjanos saber tus necesidades