Eliminación de tatuajes

Eliminación de tatuajes

Es posible que con el tiempo algunas personas ya no se sientan identificadas con ese tatuaje que se hicieron de adolescentes.

En ocasiones, los tatuajes también pueden ser una limitación para acceder a determinados puestos de trabajo. Gracias al avance tecnológico de los dispositivos láser es posible eliminar un tatuaje en varias sesiones de forma definitiva.

Preguntas frecuentes

El láser utiliza dos pasos para eliminar el tatuaje; primero, los pigmentos absorben la energía de la emisión láser y son rotos, mientras que, en un segundo paso, un pulso de alta intensidad rompe las partículas de tinta. El resultado estético final dependerá de factores como el color de la tinta, el tipo de tatuaje, la localización, la antigüedad del mismo y el color de la piel del paciente.

Inmediatamente después del tratamiento se producirá enrojecimiento e hinchazón de la zona tratada. Puede tener una sensación de escozor o quemadura después del tratamiento, generalmente esta sensación cede unas horas después del tratamiento. Normalmente se recomienda utilizar una crema regenerante 2 veces al día durante la primera semana. Se recomienda proteger el tatuaje tratado del sol y, si éste está en una zona fotoexpuesta, aplicar filtro solar alto FP50 +

En el transcurso de 4 a 6 semanas, nuestro metabolismo irá eliminando las micropartículas de pigmento. No deben pasar más de 8 semanas entre sesión y sesión ya que hay estudios que demuestran que el proceso de eliminación de tatuajes se ralentiza. El promedio de sesiones de un tratamiento completo suele estar entre 8 y 15.

¡Hablemos!

Déjanos saber tus necesidades