Depilación láser

Depilación láser

La depilación con láser o con luz pulsada es la mejor manera de eliminar el vello no deseado de forma permanente en hombres y mujeres. De ahí que sea uno de los tratamientos médico estéticos más demandados en la actualidad. Esta técnica permite destruir el folículo sin causar lesiones superficiales en la piel. Además es el tratamiento más adecuado para tratar problemas en la piel como el hirsutismo, crecimiento excesivo de vello en mujeres, en zonas en las que no suelen tener, o la foliculitis, es decir la inflamación de folículos pelosos y puede presentarse en cualquier parte de la piel.

Preguntas frecuentes

Para conseguir una depilación duradera o permanente es necesario destruir el folículo piloso en el que crece el pelo. Pulsos de luz controlados penetran en la epidermis y son absorbidos por la melanina en el vello contenido en el folículo. La melanina convierte la energía de la luz en calor. Este calor se transfiere al folículo piloso, el cual es destruido e incapacidad para producir nuevo pelo. El vello que se encuentra en la fase de descanso (telógena) se trata más tarde. El tratamiento es sólo efectivo en vellos en fase de crecimiento, porque éstos están todavía adheridos al folículo.

El paciente puede incorporarse de forma inmediata a las actividades de la vida diaria. Se recomienda no exponerse al sol al menos 15 días después del procedimiento.

El número de sesiones depende del área tratada, de la densidad de pelo y del ciclo del propio pelo. Para obtener máximos resultados suelen necesitarse de cinco a ocho sesiones.

¡Hablemos!

Déjanos saber tus necesidades