Telangiectasias y cuperosis

Telangiectasias y cuperosis

Las dilataciones vasculares pueden ser únicas en forma de araña o múltiplos (cuperosis). Los angiomas son malformaciones congénitas de tamaño variable que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, al nacimiento o poco después.

Actualmente la tecnología láser es la mejor opción para el tratamiento de los angiomas o puntos rubí, cuperosis y arañas vasculares porque coagula de forma selectiva los capilares dilatados, sin producir daño en la piel.

Preguntas frecuentes

El tratamiento con luz pulsada dirige controlados pulsos de luz en la superficie de la piel. La luz es absorbida por una de las sustancias químicas naturales del propio cuerpo: la hemoglobina en sangre. La hemoglobina convierte la energía de la luz en calor. Este calor es dirigido a la pared de los vasos sanguíneos, los cuales son dañados y eliminados permanentemente por el mecanismo de defensa del propio cuerpo. El tratamiento dura pocos minutos. Cada polvo o emisión de luz, se percibe como un leve picadura o pellizco pero es perfectamente tolerable. Si la cuperosis está asociada a granitos se llama rosácea y requieren un mayor tratamiento médico asociado.

Puede aparecer algún enrojecimiento ligero o hinchazón local en la zona de tratamiento, que desaparece rápidamente de forma que la incorporación a las actividades de la vida diaria es inmediata. Es importante limitar la exposición al sol antes y después del tratamiento (es necesario utilizar un FP50+ al menos unas 2-3 semanas después del procedimiento).

Los resultados finales se aprecian pasadas unas 3-4 semanas del tratamiento. En ocasiones, en las lesiones de la cara se necesitan dos sesiones para tratar estas venitas. En las varículas de las piernas, dependiendo de la severidad de las lesiones, son necesarias de dos a cinco sesiones para eliminarlas por completo.

¡Hablemos!

Déjanos saber tus necesidades